La tradición y el fuego impregnan de magia y simbolismo la 'quema del rabo del diablo'

'Quema del rabo del diablo'. /MARI PAZ ROMERO
'Quema del rabo del diablo'. / MARI PAZ ROMERO

MARI PAZ ROMERO

La tradición y el fuego impregnaron, un año más, de simbolismo y magia la popular celebración de la 'quema del rabo del diablo', organizada por 'Amigos de la quema del rabo del diablo' con la colaboración del Ayuntamiento, Bomberos, Policía Local, Cruz Roja, Protección Civil y casas comerciales del municipio.

El Llano de Santa María volvió a convertirse en el mejor escenario para este rito que, en vísperas de la festividad de San Bartolomé, patrón de Jerez, tiene como protagonista al fuego como elemento purificador y está presidida por dos «monigotes» que representan al diablo y la diabla. Sobre el citado Llano, los 'Amigos de la quema del rabo del diablo' dispusieron hileras de pasto, formando cuadros, y terminados en un «rabo», a los que se les prendió fuego. Cuando las llamas comenzaron a extinguirse, pequeños y mayores saltaron por encima de ellas.

Además, se vivió una jornada de convivencia en la que hubo degustación gratuita de cerveza y el popular aperitivo del «rabito del diablo», para los adultos, y refrescos y bocadillos, para los más pequeños.