El verano deja máximas que rozan los 42 grados aunque el calor empieza a remitir este viernes

El verano deja máximas que rozan los 42 grados aunque el calor empieza a remitir este viernes

En Jerez de los Caballeros se han alcanzado los 40´02 grados

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Buena parte de la región estaba en aviso naranja por temperaturas que superarían los 40 grados y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) acertó. El termómetro se disparó de forma general en Extremadura y numerosas localidades no solo superaron esos 40 grados sino que se aproximaron a los 42, algo, de todas formas, nada extraño a estas alturas del mes de julio.

Las estaciones de la Aemet repartidas por las dos provincias extremeñas dejaron datos significativos en cuanto a temperaturas máximas. De hecho, cinco de los diez municipios del país más calurosos han sido este jueves extremeños. De esta forma, según el balance cerrado poco antes de las siete y media de la tarde, en Olivenza se alcanzaron los 41,5 grados. A una veintena de kilómetros, en Badajoz, el mercurio se quedó cerca, 41,3 grados, un tope de calor casi calcado en la capital de Extremadura, Mérida, con 41,2, al igual que en el municipio referente de la comarca de La Siberia, Herrera del Duque.

Hasta ocho menos

Mientras, en Barcarrota, la máxima fue de 41,1 grados; en Plasencia se fijó en 40,9 grados y en la próxima Navalmoral de la Mata se estableció en los 40,8.

Además, en Jerez de los Caballeros, en la Sierra Suroeste, quedó en 40,2. Por último, en la capital cacereña alcanzó los 39,4 grados.

A esas altas temperaturas se les sumaron, según la previsión, unas mínimas también elevadas, por encima de los veinte grados en muchos puntos de la comunidad autónoma, en la pasada madrugada.

Este vienes seguirá haciendo calor, pero menos, entre dos y tres grados. Incluso puede que se escape alguna gota en la zona más occidental de la región. Menos sofoco hará aún el sábado, con un descenso apreciable de las temperaturas máximas que hará que entre las del viernes y las sabatinas haya hasta ocho grados de diferencia.

Este viernes se mantiene una alerta pero en lugar de naranja pasa a ser amarilla, toda vez que pueden alcanzarse los 39 grados en La Siberia y valles del Tajo y Alagón; los 38 grados en las Vegas del Guadiana, Villuercas y Montánchez y hasta los 36 en el norte cacereño.

Más a largo plazo, para la próxima semana, los pronósticos apuntan a que no habrá episodios reseñables de calor y, sobre todo, que las temperaturas mínimas serán bastantes agradables.

Solo a partir del sábado día 20 se atisba otro episodio de temperaturas altas que pueden llegar otra vez a la barrera de los 40 grados.