La 'Velá' de los Mártires, fiesta y música, de noche, y juegos, de día

El grupo jerezano 'Camerata Bolero' puso melodía, de noche, a esta tradicional 'Velá' que en la mañana del domingo ha llenado de juegos y algarabía el Llano de los Mártires./M.P.R./ P.D,
El grupo jerezano 'Camerata Bolero' puso melodía, de noche, a esta tradicional 'Velá' que en la mañana del domingo ha llenado de juegos y algarabía el Llano de los Mártires. / M.P.R./ P.D,

El grupo jerezano 'Camerata Bolero' puso melodía, de noche, a esta tradicional 'Velá' que en la mañana del domingo ha llenado de juegos y algarabía el Llano de los Mártires

mari Paz romero / Paula Díaz
MARI PAZ ROMERO / PAULA DÍAZ

El barrio de Los Mártires ha vuelto a llenarse de fiesta, juegos y sabores típicos este fin de semana con la celebración de su tradicional 'Velá' que este año se ha vivido durante la noche del sábado y la mañana y primeras horas de la tarde del domingo.

Los más pequeños del barrio callonco y de otros barrios de Jerez fueron protagonistas anoche con actividades como una exhibición de playbacks. El momento más especial fue la actuación del grupo jerezano 'Camerata Bolero' que, con un pedacito de su corazón musical prendido del Llano de Los Mártires donde ya ha deleitado con su música a sus paisanos en distintas ocasiones, anoche volvía a cantar al amor y a la vida, compartiendo la dicha de sus 25 años de andadura con sus más fieles seguidores. Con dos fantásticas voces femeninas como parte del grupo, María Jesús Méndez y María del Carmen Gordillo, Camerata Bolero esquivó la línea del tiempo con canciones eternas que solo entienden de sentimiento. El público regaló a sus componentes su aplauso y su afecto.

La ermita de los Santos Mártires ha sido testigo hoy domingo, con la luz del día, de la algarabía y la fiesta. El repique de sus campanas anunciaba por la mañana la celebración de la misa en acción de gracias, recordando la larga tradición de esta 'Velá', con más de 200 años de historia, y el singular desfile de gigantes y cabezudos invitaba a los niños y niñas a participar y a disfrutar de los juegos populares (carrera de cintas en bicicletas, carrera de sacos y el maratón callonco) y a divertirse también con distintas atracciones de agua y un cañón de espuma. La venta de los ricos dulces martileros y el servicio de barra, atendido por los vecinos del barrio, han puesto sabor a la celebración.