Tradición e ilusión brillan, un año más, en el Belén viviente de La Bazana

Una de las escenas del Belén viviente. /M. P. R.
Una de las escenas del Belén viviente. / M. P. R.

Más de 200 vecinos, en un escenario natural de 7.000 metros cuadrados, representaron el tradicional Belén viviente

MARI PAZ ROMERO

El Belén viviente de La Bazana ofreció, ayer, una de las estampas navideñas más entrañables en el suroeste extremeño. Numerosas personas disfrutaron con la recreación del nacimiento de Jesús, la llegada de los Reyes Magos, la rememoración de los oficios tradicionales de la vida rural de antaño y la degustación de migas con chocolate. Más de 200 personajes, en un escenario natural de 7.000 metros cuadrados, mantuvieron viva, un año más, la ilusión.