La tasca 'El Manco' cumple un siglo de vida

José Méndez Reales (izquierda) junto a su hijo, José María Méndez Morales, y los abuelos de éste, en una fotografía al fondo, fundadores de la tasca 'El Manco'./Paula Díaz.
José Méndez Reales (izquierda) junto a su hijo, José María Méndez Morales, y los abuelos de éste, en una fotografía al fondo, fundadores de la tasca 'El Manco'. / Paula Díaz.

Enclavada en el popular' Barrio Bajo' de Jerez de los Caballeros, son tres las generaciones que conforman su historia, llena de la cercanía de los bares de siempre

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

La tasca 'El Manco', uno de esos lugares que conserva la cercanía y el sabor de los bares de antaño, acaba de cumplir un siglo de vida. Enclavada en el popular 'Barrio Bajo', muy cercana a la iglesia de Santa Catalina en torno a la cual bulle la vida de los vecinos de este rincón señero de Jerez de los Caballeros, son tres las generaciones que forman parte ya de su historia.

Imagen de la tasca 'El Manco', con sus clientes a mediodía del sábado.
Imagen de la tasca 'El Manco', con sus clientes a mediodía del sábado. / Paula Díaz

El buen vino, la cerveza muy fría y las tapitas a base de los productos de la tierra, son la seña de identidad de esta tasca que fundara José Méndez Silgado, quien en 1918 adquirió el local en el que se ubica. Mutilado de guerra (le tuvieron que amputar un brazo a causa de la metralla de una granada), al principio dedicó el lugar a los amigos, «para echar una partida de cartas y tomar un vasos de vino', cuenta su nieto, José María Méndez Morales 'Curro'. Pero luego lo convirtió en un bar, que desde entonces adoptó el nombre de la tasca de 'El Manco', por más que en un tiempo reciente, la venta de litros de cerveza fresca le haya valido el apodo de 'El Currilitro'. «Sí, hubo una época de mucho auge de venta de litros de cerveza bien fría y a raíz de ahí surgió este sobrenombre, pero a mí lo que me gusta que prevalezca es el nombre original», comenta José María.

José Méndez Reales, en su casa, muesta a HOY Jerez, sus preciosos trabajos realizados con cocho.
José Méndez Reales, en su casa, muesta a HOY Jerez, sus preciosos trabajos realizados con cocho. / Paula Díaz.

Tras la jubilación de su abuelo, hace unos 40 años, sus padres, José Méndez Reales y María Morales Aguilar, se hicieron cargo de la tasca y en los años 90, pasó a la tercera generación. Cuenta José María Méndez que hasta el año 2008 se mantuvo con su aspecto primitivo, «pero ya la tuve que arreglar porque si no se caía». No obstante, la tasca 'El Manco' conserva la identidad de un lugar al que acude la gente de siempre y donde, como es propio de la hostelería, hay que seguir dando muchas horas. La clientela es fiel, entre ella no faltan los jóvenes y quienes participan de una porra en torno a la liga de fútbol.

El deseo es que siga cumpliendo muchos años más, de momento José María se muestra dispuesto a seguir en la brecha y haciendo honor al negocio que emprendió su abuelo, quien junto a su abuela aparece presidiendo el bar, en una fotografía con un precioso marco de corcho realizado por su padre, un apasionado artesano de esta apreciada materia prima de la dehesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos