El sector público impulsa los mejores datos de empleo desde el año 2008

La EPA del tercer trimestre recoge una bajada de 4.600 parados y un aumento de 12.900 ocupados en Extremadura

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Los contratos del sector público llevan a Extremadura a lograr sus mejores cifras de empleo desde el año 2008, con lo que no solo ha mejorado la situación anterior a la pandemia, sino que avanza a datos que solo se lograron durante la etapa de mayor desarrollo de la economía regional hasta la llegada de la crisis financiera y del ladrillo.

La Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística, muestra un destacado aumento del empleo entre julio y septiembre, con 12.900 ocupados más que en el trimestre anterior. Extremadura llega a 414.300, 26.800 más que hace un año, lo que supone una subida interanual del 6,91%. Es la tercera más alta de las comunidades autónomas tras Castilla-La Mancha y Canarias.

En toda la serie histórica reciente, que se remonta a 2002, solo hay cuatro trimestres con mejores cifras de ocupación. Y los cuatro están entre 2007 y 2008, en pleno crecimiento económico asociado a la construcción.

La encuesta del tercer trimestre del año recoge un aumento de 11.800 asalariados en el sector público

La ocupación creció por igual entre hombres y mujeres, aunque fue ligeramente superior en el sector femenino. Por provincias, fue mayor en Badajoz (con 10.900 más) que en Cáceres (solo 2.000). Y destacó especialmente entre los menores de 34 años.

Por sectores, la ocupación bajó en agricultura, pero creció en industria, construcción y servicios. En este caso, con 12.200 personas más, de las que 9.600 son mujeres. El incremento no se debió al empuje del comercio y la hostelería, donde se destruyeron 6.700 empleos, sino al ámbito de la Administración pública, sanidad y educación, con 15.600 más. Destacan los 11.800 asalariados más en el sector público.

La consecuencia directa del aumento del empleo fue la bajada del paro. La región cerró septiembre con 90.500 desempleados, 4.600 menos que en junio y 11.700 menos que hace un año.

Por sexos la evolución es desigual, con 700 parados más y 5.300 desempleadas menos. Por sectores, destaca el aumento en agricultura pero las bajadas en construcción, servicios y las personas que buscaban su primer empleo o llevaban más de un año sin trabajar. Por edades, el mayor descenso se dio en el grupo de 25 a 34 años con 5.900 menos.

Estas cifras sitúan la tasa de paro en el 17,92%, la más baja desde 2008. La región sigue mostrando el tercer peor dato del país tras Canarias y Andalucía, pero el diferencial con la media del país, donde también bajó el desempleo, se reduce a menos de tres puntos y medio. Es decir, Extremadura mejora sus datos por encima de la media.

Todo esto se produjo en un trimestre con bajada en el número de inactivos (10.000 menos) y aumento en los activos (8.200 más). La región tiene 504.700 personas dispuestas a trabajar, un 56,61% de la población mayor de 16 años, el dato más alto de la serie reciente. Aunque eso también se debe a la pérdida de población, con un descenso de 1.800 personas de más de 16 años respecto al trimestre anterior.

Empleo femenino y joven

Para el Gobierno regional, el tercer trimestre del año «ha sido en Extremadura el del empleo femenino y el de los jóvenes», según destacó el secretario de Empleo de la Junta, Javier Luna.

En el primer caso, recalcó que hay 6.800 ocupadas más y 5.300 desempleadas menos. La tasa de paro femenino baja en dos puntos y el empleo alcanza un máximo histórico con 174.500 mujeres empleadas.

En cuanto a los jóvenes, subrayó que en el colectivo de menores de 30 años 7.600 han encontrado trabajo. Además, de los 4.600 parados menos hay 4.000 que son menores de 30 años.

También resaltó que los datos muestran que Extremadura avanza en la convergencia con las medias nacionales, tanto en la tasa de paro como en la de ocupación.

Por parte de los agentes sociales, el sindicato CC OO apuntó que los datos positivos que ofrece la EPA muestran también que es necesario «un cambio de calado en la reforma laboral del PP» para atajar la temporalidad y la precariedad laboral. El secretario de Formación y Empleo en Extremadura, Francisco Jiménez, calificó de alentadora la reducción del desempleo entre las mujeres, pero recordó que la tasa de paro femenina sigue siendo diez puntos superior a la de los hombres.

El secretario de Política Institucional y Empleo de UGT Extremadura, Francisco Morcillo, recalcó los buenos datos no solo respecto al trimestre de 2020, condicionado por la pandemia, sino de 2019. Pero lamentó que el paro femenino sigue diez puntos por encima del masculino y la precarización laboral. Por ese motivo, reclamó la derogación de la reforma laboral y un pacto por la industria en la región.

La patronal, representada por la Confederación regional empresarial extremeña (Creex), ensalzó los datos de una encuesta en la que baja el paro, sube la ocupación y crece la población activa. Pero el secretario general de la entidad, Javier Peinado, alertó sobre el aumento de los costes energéticos, laborales y de materias primas, por lo que reclamó la puesta en práctica de los fondos europeos de recuperación.

En cuanto a los grupos en la Asamblea, el PSOE destacó que la región tiene la cifra más alta de la historia de mujeres ocupadas, 174.000. El PP pidió que se utilicen los fondos europeos para crear empleo en las empresas.

Ciudadanos demandó que se ponga el foco en acabar con el empleo precario. Y Unidas por Extremadura estima que las recetas del Gobierno de coalición están funcionando.