Consuelo Sánchez Ballesteros. / HOY

Muere la periodista extremeña Consuelo Sánchez Ballesteros

Informó a los andaluces en el exterior desde los 90 y rompió moldes desde el principio ya que ejerció el periodismo desde los años 60 en su tierra natal, Jerez de los Caballeros

STELLA BENOT

Sin medios digitales y sin redes sociales, la periodista extremeña Consuelo Sánchez Ballesteros logró vertebrar a los más de 12.000 andaluces que viven en el exterior manteniéndolos informados de todo lo que sucedía en su tierra. Y en unos artículos escritos especialmente para ellos en un periódico quincenal.

Desde la Expo del 92, esta periodista nacida en Jerez de los Caballeros rompió techos de cristal cuando ese concepto no existía. Consuelo Sánchez colaboró con la Dirección General de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía para informar de los principales asuntos que podían afectar a quienes vivían fuera de esta comunidad autónoma. Sobre todo a los que estaban allende los mares y que devoraban con afecto las noticias que les enviaba.

Inasequible al desaliento, era casi imposible colgarle el teléfono y por esa perseverancia lograba informaciones que grandes firmas del periodismo no lograban publicar.

En su Extremadura natal empezó a trabajar como corresponsal de la Agencia EFE y del diario HOY en los años 60, en un entorno muy poco favorable pero que a ella no se le puso por delante. Fue la delegada en Andalucía de La Región Internacional, otro medio dedicado a los emigrantes, y luego pasó a España Exterior donde trabajó hasta que se jubiló cuando tenía más de 90 años.

Fue pregonera de la Semana Santa de Jerez de los Caballeros en 1991, siendo la primera mujer en ese atril. También pregonó la Romería de la Virgen de Aguasantas y fue miembro del capítulo de damas y caballeros de Isabel la Católica y estaba vinculada a la Real Sociedad Colombina de Huelva. Los últimos años de su vida, ya enferma, los pasó escuchando música clásica de la que era muy aficionada. Claro que Consuelo también tuvo su contrapunto moderno porque era seguidora de Abba.

Tenía cuatro hijos, Eugenio, Consuelo, Macarena y Salva, y tres nietos.