«La labor de la que se sentía más orgulloso es la de entrenador de las categorías inferiores del club»

En el centro de la fotografía, Francisco José Rivera Montero./Cedida.
En el centro de la fotografía, Francisco José Rivera Montero. / Cedida.

Francisco José Rivera Montero fue jugador, directivo y entrenador en el club verdinegro

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

HOY Jerez de los Caballeros sigue recorriendo la historia del Jerez C.F. en este año 2019 en el que se conmemora el 50º aniversario de su fundación, a través del testimonio de personas que han participado y contribuido a forjar esa trayectoria. En esta ocasión, la aportación llega con el recuerdo de otra persona importante en la historia del club jerezano, Francisco José Rivera Montero, valedor, en general, del deporte en Jerez de los Caballeros y del fútbol en particular. Su hijo, Francisco José Rivera Masero, destaca la pasión de su padre por este deporte y su vinculación con el club verdinegro en diferentes etapas y cometidos.

Su padre formó parte de los orígenes del Jerez Club de Fútbol, al que estuvo ligado no solo como jugador sino también como directivo y entrenador. ¿Cómo le recuerda en esta faceta de persona vinculada al equipo de su ciudad?

-Desde muy pequeño recuerdo con claridad la estrecha vinculación de mi padre con el Jerez Club de Fútbol, el entonces C.P. Vasco Núñez. Recuerdo asistir con él a todos los partidos en el antiguo campo de Las Eritas, viviendo con ilusión los momentos previos a cada encuentro, el fulgor de la grada, el vocerío de la gente y la intensidad de aquellos partidos. Por entonces, nada sabía del amor de mi padre hacia el equipo de nuestra ciudad, así como de su estrecha vinculación con el mismo desde el año de su fundación, de la que ahora se cumple medio siglo. Mi padre comenzó a jugar en el Club Polideportivo Vasco Núñez de medio centro, a las órdenes de Miguelez, desde el año de su creación y se mantuvo en el Club durante varias temporadas, hasta que abandonó el rol de jugador para dedicarse a otra de sus pasiones, el arbitraje. Posteriormente inició diferentes etapas que le vincularon siempre al equipo, primero como entrenador de Juveniles, luego del primer equipo, directivo después y entrenador de las diferentes categorías del fútbol base (Infantiles, Juveniles y Cadetes) en una parte más reciente de la historia del club. Además de ser también el creador de la Liga regional de Veteranos.

¿Qué aspectos le transmitió por esta actividad y qué relación mantuvo con el Jerez?

-Como hombre que abarcó numerosas facetas del ámbito deportivo local y amante incondicional de la pelota, como él mismo recoge en sus memorias, me transmitió la pasión por los colores verde y negro y sobre todo la pasión por el deporte. Estuve vinculado al Club desde las categorías inferiores y vestí los colores del Jerez en la Liga Nacional de Juveniles durante una etapa muy fructífera para el club. Posteriormente, inicié otros caminos, pero como jerezano siempre he vestido con orgullo la camiseta del equipo de mi ciudad y ahora tengo la suerte de volver a hacerlo en la Liga regional de Veteranos.

¿Qué era lo que más movía a su padre en torno al fútbol?

-A pesar de ser un hombre polifacético, involucrado en diversas instituciones y asociaciones locales, tengo muy claro que su pasión por el fútbol no tenía límites y estaba por encima del resto de sus aficiones.

Si tuviera que destacar algún aspecto de la labor de su padre en torno a este deporte y a su vínculo con el Jerez C.F., ¿Qué resaltaría?

-Aunque todas las funciones son esenciales para la garantizar la vida de un Club, estoy convencido de que la labor de la que se sentía más orgulloso es la de entrenador de las categorías inferiores del Club. Por él pasaron muchos niños, adultos hoy, que siguen recordando numerosas anécdotas vividas durante sus años de Juveniles o Cadetes, así como aspectos de su personalidad. Siempre mantuvo una estrecha relación con la formación base que consideraba fundamental y por la que sentía especial predilección. Es por ello que estuvo dedicado a ella casi hasta el final de sus días, en diferentes actividades deportivas.

¿Cómo cree que hubiese valorado él esta efeméride?

-Con el orgullo que cualquier jerezano siente hoy. Un club con 50 años de historia que ha vivido momentos mágicos y que tiene el pasado, el presente y el futuro para hacernos vivir y soñar de nuevo con logros deportivos como los de antaño.