La Junta llama a la concienciación para evitar la llegada de la peste porcina

La peste porcina no ha llegado a Extremadura, pero hay que proteger las explotaciones./HOY.
La peste porcina no ha llegado a Extremadura, pero hay que proteger las explotaciones. / HOY.

El director general de Ganadería de Extremadura, Antonio Cabezas, avisa de los preligros de viajar a Bélgica a comprar lechones porque su precio ha caído a la mitad

EFE

Algunos empresarios de otras regiones están viajando a Bélgica a comprar lechones porque su precio ha caído a la mitad tras la aparición de un brote de peste porcina en jabalíes, según ha desvelado hoy el director general de Ganadería de Extremadura, Antonio Cabezas, para concienciar a los sectores implicados sobre la necesidad de evitar correr riesgos con esta enfermedad.

Cabezas ha comparecido en un comisión parlamentaria, a petición de Podemos, para explicar las medidas que se están tomando para prevenir la llegada de la peste porcina a la región.

El responsable de la Junta de Extremadura ha enumerado las medidas que han adoptado, en coordinación con el Ministerio de Agricultura, y sobre todo ha hecho una llamada a la concienciación del sector ganadero y del cinegético, ya que el mayor peligro está en el movimiento de animales o en la contaminación de material usado por los cazadores en otros países.

En este contexto, ha recordado que se ha tenido que concienciar al sector sobre el riesgo de la importación de porcino de Rumanía y ha apuntado que ahora algunos empresarios de otras CC AA están acudiendo a Bélgica a comprar lechones, porque el precio ha bajado a la mitad tras la aparición de un brote de peste porcina en jabalíes, no en los cerdos, ya que es legal.

Los agentes que potencialmente puedan traer la enfermedad a Extremadura son, según Cabezas, comercializadores de animales vivos, transportistas, cazadores, ganaderos, e importadores de carne y productos cárnicos.

Ha advertido que la peste porcina «no llega sola a los nuevos territorios», ya que lo hace fundamentalmente por una actuación humana negligente o de mala fe, incluso.

Cabezas ha indicado que es fundamental la formación y formación de ganaderos y veterinarios, públicos y privados, y ha subrayado que la Junta está haciendo hincapié en los puntos críticos que pudieran favorecer la llegada del virus.

Desde hace varios años el virus se está extendiendo por el norte y centro de Europa, y la semana pasada llegó a Japón por medio de unos productos contaminados de China, que también sufre la enfermedad.

Las alertas para España saltaron hace un mes con la aparición del brote en Bélgica, cuyas autoridades sospechan que se ha podido producir por la llegada de jabalíes de Centroeuropa infectados, incumpliendo la prohibición comunitaria para esos movimientos.

Además de las medidas informativas, Extremadura, según Cabezas, ha incrementado las de vigilancia activas y pasivas, que afectan a explotaciones a las que llegan animales de otros países de Europa, a los mataderos o a los jabalíes.

Cabezas ha indicado que hay que comprobar si 2.800 explotaciones que ya se habían visitado han corregido los «puntos críticos» detectados.

La Junta cuenta además con el apoyo del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, sobre todo para la inspección de vehículos.

La presidenta del Grupo Parlamentario de Podemos, Irene de Miguel, ha asegurado que el sector ganadero y el cinegético ha ido «por delante» del Ejecutivo regional en este asunto y ha pedido que se «tomen en serio» esta amenaza.

En este sentido, ha asegurado que el gran matadero del ibérico que se promueve en Extremadura no se ha puesto en Alconera por la existencia de explotaciones ilegales de cerdo, lo que ha negado Cabezas, que ha asegurado que todas las que hay en la región son legales.

De Miguel ha advertido de Extremadura podría ser una de las regiones españolas más perjudicadas por la peste porcina dado que la explotación extensiva la hace más vulnerable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos