Jesús Romero Moreno, el jerezano artista del exorno floral

Jesús Romero Moreno, con el exorno floral del Paso de la Virgen del Rosario para este Domingo de Resurreción./P.D.
Jesús Romero Moreno, con el exorno floral del Paso de la Virgen del Rosario para este Domingo de Resurreción. / P.D.

Lleva más de 20 años adornando Pasos y vistiendo imágenes de Vírgenes de Jerez y de otras poblaciones de la provincia pacense, con sensibilidad, exquisitez y la búsqueda permanente de la armonía

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

El jerezano Jesús Romero Moreno lleva más de dos décadas ideando y conjugando el sentido, la devoción y la estética en torno al exorno floral, un apartado que junto a la cera, la orfebrería y el arte mismo de vestir las imágenes, confiere a cada Paso su identidad y su comunicación como conjunto. Se ha hecho así mismo, desde una sensibilidad innata y un saber cultivado por su propia inquietud y por su gran gusto. Dice Jesús que se recuerda desde siempre en el templo de San Bartolomé, jugando bajo los Pasos, cuando su madre era camarera de la Virgen de la Paz, y próxima la Semana Santa, participaba de las labores propias de tal responsabilidad.

Junto a Choni Delgado, Sisi González y Juan Manuel Ramírez, ante el Paso de la Virgen del Rosario.
Junto a Choni Delgado, Sisi González y Juan Manuel Ramírez, ante el Paso de la Virgen del Rosario. / P.D.

Comenzó a involucrarse más de lleno en este quehacer en 1993 con la Cofradía del Señor Orando en el Huerto de Olivenza, con la que aún sigue colaborando. En la Semana Santa de Jerez de los Caballeros ha colaborado con casi todas las cofradías; durante muchos años con el Paso de la Virgen de los Dolores, desde hace cinco años con el Paso de la Entrada de Jesús Orando en el Huerto, 'La Borriquita', ayudando a Juan Manuel Ramírez, y desde hace tres años con el Paso de la Virgen del Rosario, de la misma Cofradía de Santo Domingo de Guzmán y Nuestra Señora del Rosario. Pero también ha vestido a la Virgen de los Dolores de Zahínos, a la Virgen de la Paz de la Archicofradía del Santísimo Sacramento, a imágenes de las Hermanas de la Cruz, teniendo que decir «no» a muchas solicitudes por residir fuera.

Jóvenes participando en la ornamentación floral del Paso del Resucitado.
Jóvenes participando en la ornamentación floral del Paso del Resucitado. / P.D.

Le gusta la tarea de colocar las flores, pero no, y nunca mejor dicho, echárselas él o que se las echen, por eso se muestra humilde cuando habla de su quehacer e insiste en que «la clave es el equipo», ya que sin la labor de muchas personas hubiese sido imposible, por ejemplo, colocar las 1.100 calas, cada una en su vial de agua, con las que el Paso de la Virgen del Rosario lució tan hermoso y delicado el pasado Domingo de Ramos, o las 375 rosas y los 30 paquetes de clavellinas chinas que dieron aún más esplendor al magnífico Paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén, ese mismo día en Jerez de los Caballeros. Todo ello fruto de 13 intensas horas de trabajo.

Pero junto a la labor de muchas personas, (en el caso del Paso de la citada Virgen del Rosario le acompañan Sisi González, Choni Delgado y Juan Manuel Ramírez) , está la dirección y el acierto en lo que para Jesús Romero es lo esencial en el exorno floral y en general, en el conjunto de un Paso, la armonía. «en un Paso de gloria hay que utilizar colores de gloria, colores claros, es preciso jugar con la estética de la escena», señala. Su sensibilidad particular se centra en la sencillez y también en la originalidad, «busco no repetir, porque el adorno floral es lo que marca la diferencia, la imagen o el conjunto escultórico se mantiene, es el mismo». Una cuestión difícil es encontrar flores especiales, que a veces hay que pedir en otros países, es el caso de las mencionadas calas, procedentes de Holanda.

Aunque Jesús afirma que esta labor del exorno floral es para él un hobby, se advierte en sus palabras la pasión por algo que le llena, siendo la mayor satisfacción la de ver el resultado en la calle.

Mucha evolución

Como persona que domina este quehacer, este jerezano, destaca que la Semana Santa de Jerez de los Caballeros ha evolucionado mucho en el exorno floral, «hace unos diez años se utilizaban sobre todo claveles, las redes sociales han aportado a la hora de conocer más, se intenta innovar y es que en esto también hay tendencias», afirma. A este respecto, alude a la faceta que más le gusta, más mística, que es la de vestir las imágenes, donde señala que «se están abriendo los cajones de las Sacristías y se está recuperando mucho de lo antiguo». «La función del vestidor no deja de ser la de terminar la obra del escultor, siempre dentro de una armonía», añade.

No se siente especial ni referente en este arte, que lo es, de hacer más bello lo bello, pero lo cierto es que sus manos se mueven hábiles entre hojas de magnolio, orquídeas…y van dibujando sobre la partitura del Paso, notas de colores que finalmente ofrecen una composición magistral.