Jerez enmudece el Martes Santo y acompaña con recogimiento la Oración de Jesús en el Huerto

Nazarenos del Silencio el Martes Santo a su paso por el barrio de Los Mártires./María Gamero.
Nazarenos del Silencio el Martes Santo a su paso por el barrio de Los Mártires. / María Gamero.

La Antigua y Pontificia Cofradía de Jesús Orando en el Huerto y Nuestra Señora del Rosario, representa este momento trascendental con una procesión austera y muy cuidada en sus formas y en su vivencia

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

El recogimiento sigue imperando en la Semana Santa de Jerez de los Caballeros este Martes Santo. El Silencio reina en las calles y plazas de esta ciudad antigua, Conjunto Histórico, Artístico y Monumental, para acompañar la representación del momento de la Oración de Jesús en el Huerto, pasaje trascendental en el curso de los acontecimientos que el pueblo jerezano narra con fervor inusitado, con profundo sentir en torno a lo que representa, la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Paso de Jesús Orando en el Huerto, obra de León Ortega, el Martes Santo en Jerez de los Caballeros.
Paso de Jesús Orando en el Huerto, obra de León Ortega, el Martes Santo en Jerez de los Caballeros. / Paula Díaz.

La Antigua y Pontificia Cofradía de Jesús Orando en el Huerto y Nuestra Señora del Rosario, que este año ha inaugurado su Casa de Hermandad, situada justo enfrente de la céntrica iglesia de San Miguel Arcángel, desde la que realiza su salida procesional cada Martes Santo, puntualmente a las 22 horas; acompaña hoy ese momento íntimo de la Oración del Hijo con el Padre, con una procesión rigurosa en sus formas y en su vivencia. Familias enteras, en las que coinciden varias generaciones, visten la túnica de esta Cofradía: saya, capa y capirote de color negro, cinturón de esparto y pectoral blanco sobre el que descansa un rosario de madera.

Silencio y la austeridad, son señas de identidad en esta estación de penitencia que hace que la ciudad enmudezca e interiorice el momento que representa: Jesús asumiendo la voluntad del Padre. Un mensaje que se condensa en el Paso de Jesús Orando en el Huerto, obra de León Ortega, de hermosa estética y serenidad. Las oración de sus costaleros bajo las andas, el recogimiento con el que lo llevan, aporta más fuerza a la escena.

Hay un ritual que precede el momento de la salida de esta conocida popularmente como Cofradía del Silencio, y es que son dos hermanos de la misma los que llaman varias veces con su báculo a la puerta del Perdón de la iglesia de San Miguel avisando del momento de iniciar el recorrido penitencial. La observación de las reglas de la Cofradía está presente incluso antes del comienzo de la procesión, ya que los nazarenos que participan en la misma realizan el recorrido desde su domicilio al templo, con la cara cubierta y por el itinerario más corto.

Junto al mencionado Paso de Jesús Orando en el Huerto, cuya contemplación resulta particularmente especial a su paso bajo el Arco de Burgos, la imagen que corona esta procesión es la de La Virgen del Silencio, bella talla del imaginero Ventura Gómez. La magnífica Asociación Musical de Jerez de los Caballeros, engarza con su melodía la belleza quieta y la vivencia profunda de este desfile penitencial.

El recorrido comienza en la Plaza del Beato José María Ruiz Cano y continúa por: Plaza de España, Templarios, Arco de Burgos, Avenida de Portugal, El Santo, Llano de los Mártires, Barranca, Corredera Hernando de Soto, Vasco Núñez de Balboa, Plaza de España y de nuevo Plaza del Beato José María Ruiz Cano.