En Jerez, por San Blas, las cigüeñas verás y el cordón del Santo comprarás

María Escobar, es una de las personas que mejor conoce esta tradición junto a otros miembros de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno./Archivo HOY Jerez.
María Escobar, es una de las personas que mejor conoce esta tradición junto a otros miembros de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. / Archivo HOY Jerez.

La venta del cordón de San Blas, el 3 de febrero, en la iglesia de Santa María, es una de las tradiciones arraigadas en la localidad y vinculada a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno celebra este fin de semana próximo dos citas tradicionales. La iglesia visigoda de Santa María de la Encarnación acogerá el sábado, 2 de febrero, la celebración de la festividad de la Candelaria, a partir de las 20 horas y al día siguiente tendrá lugar, en el mismo templo, la venta del cordón de San Blas. El dicho de «Por San Blas, las cigüeñas verás», se conpleta en Jerez de los Caballeros con esta costumbre muy popular.

La festividad de la Candelaria rememora la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén y la renovación de la promesa de fe presente en el sacramento del bautismo. Su celebración, este sábado en Jerez, comenzará con la Eucaristía que dará paso a la presentación de los niños y niñas bautizados en 2018 a la Virgen. A continuación, y como viene siendo habitual, tendrá lugar la procesión de la imagen de Nuestra Señora de la Encarnación por el interior de la iglesia y seguidamente, se llevará a cabo la bendición de los cordones de San Blas que se pondrán a la venta el día 3 de enero, coincidiendo con la festividad del Santo.

Esta última es una de las tradiciones arraigadas en Jerez de los Caballeros y vinculada a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno que la pone en valor cada año junto con el párroco de la ciudad. Pequeños y mayores acuden a la iglesia visigoda de Santa María el día de San Blas para comprar su cordón y protegerse con él de los males de garganta. Esta creencia está vinculada a la propia figura de San Blas, médico que llegó a ser obispo de Sebaste y del cual se dice que salvó a un niño al que se le había trabado una espina de pescado en la garganta.

La imagen de San Blas suele presidir en estos días el Altar Mayor, resaltando en su vestimenta el color rojo, símbolo de su martirio. El color de los cordones es variado, y en la mayoría de los casos coincide con el color propio de las cofradías hermandades de la Semana Santa Jerezana, que marca en buena medida las preferencias.