Extremadura podrá exportar jamones con hueso y embutidos a China

Jamones de Montesano, la única empresa extremeña que vende en China, en su industria de Jerez./HOY
Jamones de Montesano, la única empresa extremeña que vende en China, en su industria de Jerez. / HOY

Solo Montesano de Jerez está autorizada para vender a ese país, que admitía hasta ahora exclusivamente carne congelada y deshuesada

CELESTINO J. VINAGRE

China elimina las trabas administrativas que impedían entrar en su gigantesco mercado a jamones y embutidos procedentes de España. Hasta ahora, los productores españoles podían exportar carne de cerdo siempre que fuera congelada o deshuesada y que hubiera sido curada durante un mínimo de 313 días. Eso va a cambiar. Se podrán vender jamones y paletas con hueso y, además, se podrá comercializar todo tipo de embutido como chorizos o salchichones. Extremadura se encuentra a partir de ahora ante una importante oportunidad de negocio aunque desde el sector del porcino se apela a partes iguales tanto al optimismo como al realismo.

El Gobierno chino y el español firmaron ayer un protocolo que favorece la exportación de carne de porcino al país asiático. Solo una empresa cárnica de la región, Montesano, está homologada de momento para vender carne de cerdo a China. Con instalaciones en Jerez de los Caballeros, comenzó sus ventas a ese país en 2008. Es una de las industrias pioneras en lograr abrir mercado allí.

Hay 28 empresas españolas con productos autorizados para la exportación a China. Solo cinco están autorizadas a exportar jamón deshuesado. Una de ellas es Montesano, que también vende en Japón, Corea, Malasia o Vietnam.

«No fue fácil entrar. Allí hay una industria de cerdo con mucho peso a la que no le interesan nuevos competidores. Sin embargo la demanda del jamón español, ibérico o serrano, ha crecido muchísimo en China y hay mucho interés en su consumo», dice Jaime García, director de operaciones de Montesano. La industria asentada en Jerez mantiene un volumen de ventas a China que ronda el millón de euros al año. Unas expectativas de ingresos que ahora se incrementan objetivamente.

«No solo se trata de que puedan ahora comer más jamón, que lo van a comer porque cada día se consume más, sino también que se abre la puerta al chorizo, al salchichón... Se trata de un acuerdo entre España y China fundamental para que demos a conocer mucho mejor nuestros productos», agrega García.

El director de operaciones de Montesano puntualiza que existe una clientela potencial de 140 millones de chinos para degustar jamón y embutidos. Es el 10% de la población, el porcentaje de personas de medio y alto poder adquisitivo. Son las que van a poder pagar unos jamones costosos en el caso de los ibéricos de bellota porque «aparte del coste en sí de elaborarlos hay que sumarle los gastos del transporte y aranceles».

Para Montesano, una vez abierto con más facilidad el mercado chino, la clave es que Extremadura «exporte lo que realmente produce en el ibérico y eso es calidad. Ese es nuestro sello distintivo frente a los productores del jamón serrano. Debemos intentar que los chinos opten por el porcino de calidad».

La calidad

Por este motivo, Jaime García aclara que «no se van a terminar los jamones ni en España ni en Extremadura. Crecerá la exportación a China, sí, pero sobre todo lo hará en el caso de los jamones serranos o en el de los ibéricos de cebo, que se pueden producir con facilidad. En el caso de los jamones de ibérico de bellota y los de ibérico cien por cien la industria puede hacer lo que digan las encinas y los alcornoques cada año. Es lo que tiene la calidad».

El directivo de Montesano indica que es muy posible que el precio del jamón en España suba por la demanda china pero insiste que solo en el caso de las piezas de bellota.

De otro lado, el protocolo firmado ayer entre España y China favorece también las ventas de uva de mesa española en ese país.

 

Fotos

Vídeos