'Euexia Rural', Premio Extremeño al Voluntariado Social 2018

'Euexia Rural'. /M. P. R.
'Euexia Rural'. / M. P. R.

El premio ha sido concedido por el Consejo Extremeño del Voluntariado

EFE / M. P. R.

El Consejo Extremeño del Voluntariado ha decidido, por unanimidad, conceder el 'Premio Extremeño al Voluntariado Social 2018' al almendralejense Antonio García Martín de las Mulas en su modalidad individual, y a la Asociación 'Euexia Rural' en la colectiva. Estas candidaturas fueron propuestas por la Plataforma del Voluntariado de Extremadura y llevadas al pleno del Consejo Extremeño del Voluntariado, según un comunicado.

La Asociación Euexia Rural, con sede en Jerez de los Caballeros, aunque con un área de intervención que abarca varias comarcas de la provincia de Badajoz, está compuesta exclusivamente por personas voluntarias.

Actualmente, cuenta con 106 voluntarios que «trabajan incansablemente por contribuir a mejorar la calidad de vida de los colectivos en riesgo de exclusión social, especialmente las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo», mediante recursos para la inclusión socio-laboral, de ocio inclusivo, pedagógico, educativo y terapéutico.

La acción de la entidad se dirige, también, a otras personas en riesgo de exclusión social como inmigrantes, mayores, mujeres víctimas de violencia de género o jóvenes de familias desestructuradas, sobre todo de las zonas rurales, aunque sin excluir a ciudadanos que viven en los entornos metropolitanos. Jesús Sosa Moya, presidente de 'Euexia Rural', señala que este reconocimiento a nivel autonómico supone visibilidad y reconocimiento, «que un modelo organizativo innovador como el nuestro salga a la luz, pueda extenderse, pueda entenderse que una entidad de participación ciudadana para colectivos en riesgo de exclusión social es posible. Que muchas voces que no entienden, que no saben, que ni quieren ni dejan tengan que cambiar el tono y el discurso. Y sobre todo, un reconocimiento para todos esos euexianos motor de cambio, voluntarios de corazón, que se ilusionan, se divierten, aprenden, proponen, de desarrollan personal y emocionalmente, aportando un valor añadido inmenso. El reconocimiento a todas estas personas es algo maravilloso y nos dice que este es el camino».

Sosa señala que están impactados, «supone que esto ocurre cuando tantísimas personas luchan y se ilusionan con hacer cosas buenas sin esperar nada a cambio. Para nosotros, los logros son frases como «lo que ha cambiado desde que está con vosotros», «ha dejado las terapias de atención psicológica por la ansiedad», «disfruta ahora de la vida»… Eso son nuestras satisfacciones, por ello trabajamos, disfrutamos, nos formamos, evaluamos… Todo sin esperar nada, solo porque creemos que el mundo no se cambia desde el sillón de casa o la lejanía de un despacho. Lo que hacemos viene impulsado porque vemos que las vidas de muchas personas cambian de verdad. Así que otorgarnos este galardón que es algo muy complicado de conseguir, nos ha quedado verdaderamente impactados».

 

Fotos

Vídeos