Aguasantas García Borrachero pregona las fiestas patronales de La Bazana con entrañables vivencias

Aguasantas García Borrachero./.P.D.
Aguasantas García Borrachero. / .P.D.

Evocó los momentos felices que ha compartido desde la infancia, cuando acudía al recuentro con sus raíces familiares, y disfrutaba de este idílico pueblo junto a tíos, primos, amigos y vecinos

Paula Díaz
PAULA DÍAZ

Aguasantas García Borrachero ofreció ayer el Pregón de las fiestas patronales en honor de San Isidro Labrador en La Bazana. En una noche de emociones por el acto previo de reconocimiento a Rafael Barrena Martínez, estandarte de la identidad de esta pedanía jerezana, y tras saludar a autoridades, familiares y amigos; la pregonera ahondó en el universo entrañable hallado en este idílico lugar durante las estancias que pasó en el mismo, en períodos vacacionales, cuando volvía junto a sus padres emigrantes para reecontrarse con sus raíces.

Licenciada en Psicología, hija de padres jerezanos y bazaneros que finalmente decidieron regresar a su tierra, Aguasantas puso en valor la calidez y el afecto que encontró en La Bazana durante su infancia, cuando llegaba desde su adorada Valencia dispuesta a disfrutar de la luz y de la cercanía de su familia y de sus amigos.

En su pregón, no quiso olvidarse de nadie, empezando por sus tíos Lorenzo y Filomena, en cuya casa encontró la suya propia. Evocó momentos imborrables vividos, amistades y oficios que conoció en esta pedanía: 'el blanqueo' o la recogida de tomates, y dedicó palabras llenas de cariño para muchas personas presentes en sus recuerdos felices en La Bazana, entre ellas, Beni y Mercedes; además de sus primos. También honró la memoria de su madre, plena de fortaleza, subrayó la bondad de su padre y compartió este momento especial con el «motor» de su vida, su esposo, Rafael y sus hijos Roberto y Laura, ensalzando también el cariño de sus compañeras.

En su responsabilidad de pregonera, ensalzó los valores de La Bazana, ejemplo de unión y armonía que ha sabido conservar las tradiciones y sumar otras con proyectos como su Belén viviente. Finalmente, pidió al patrón, salud y protección para todos y junto a todos los presentes exclamó: ¡ Viva San Isidro¡.