Amplia tradición y décadas de rico helado en Jerez de los Caballeros

La heladería de "Los Valencianos" acumula cerca de 70 años de historia en esta ciudad donde su fundador, José Arques, comenzó vendiendo helado por las calles, en cantaras cubiertas de hielo y sal

María José Arques en su heladería, "Los Valencianos", en la Plaza de España
Tradición

Con décadas de historia, la heladería de "Los Valencianos" es uno de los establecimientos de referencia en el centro de Jerez de los Caballeros, especialmente en tiempo de verano. Toda una institución a la hora de procurar refresco y disfrute al paladar con helados que conservan sabores originales y con tradición. El polo de leche y el de limón, el mantecado, la nata, el granizado limón, la concha de vainilla y chocolate y la leche merengada, son las estrellas de esta heladería, fundada a mediados del siglo, exactamente en 1958.

María José Arques García, es la heredera de la tradición heladera que inició su abuelo, José Arques cuando llegó a esta localidad procedente de Jijona (Alicante) movido, como otras familias, por la necesidad de buscar trabajo cuando en diciembre finalizaba la temporada del turrón en esa zona. Llegó a Jerez con su esposa, sus hijos y una hermana y fue su hijo "Pepe" el que continuó la actividad.  Hoy al frente del negocio junto con su esposo, María José recuerda con emoción las numerosas historias que  le ha transmitido su padre, José Arques Salas, de aquellos comienzos en los que el único helado que se elaboraba era el mantecado y su venta se llevaba a cabo por las calles con la ayuda de un carrito. La elaboración era totalmente artesanal, "tenían que ir a por hielo a la estación para enfriar la mezcla" que después introducían en garrafas y cubrían con hielo y sal para su conservación, relata. El primer establecimiento como tal que tuvo su padre fue un kiosko situado en uno de los laterales de la Plaza de España, en el extremo opuesto a donde se sitúa la heladería, aunque muchos también pudieron saborear el helado de "Los Valencianos" en la Plaza de Vasco Núñez, a donde "Pepe" acudía con su carro para situarlo junto al legendario "Bar azul", donde tenía la parada "La Estellesa". Dice María José que su padre conserva  con cariño los momentos compartidos con amigos en aquel lugar al tiempo que refiere que también vendió helados en el parque de Santa Lucía, "tenía una toma de luz y vendía helados allí". Luego se estableció en el local actual y también contaba con un puesto de helados en el cine-teatro Balboa, en un espacio situado bajo la escalera de la entonces también muy popular "Sala Fiesta".

Pese a la evolución en la elaboración del helado y la mayor variedad en torno al producto, "la base del helado sigue siendo la misma", destaca María José Aques, al comentar con satisfacción que muchas personas que viven fuera y regresan a Jerez , "piden la concha, el limón o el polo de leche, porque son los productos tradicionales de esta heladería y les recuerdan el sabor de siempre y eso se agradece mucho". Ellos mismos se encargan de elaborar los distintos helados, la leche merengada y el granizado de limón y aunque también venden helados ya fabricados, asegura que el producto original es el más demandado.

La presencia de "Los Valencianos" en Jerez está tan arraigada que hasta forma parte de la tradición que acompaña a su Semana Santa, el acontecimiento más importante en la vida de la ciudad, y es que cada temporada su apertura tiene lugar el Domingo de Ramos, jornada jubilosa en la que la población estrena un semblante renovado y se adentra en el disfrute de una vivencia única. María José Arques recuerda que solo ha habido una Semana Santa en la que la heladería ha permanecido cerrada y fue debido al fallecimiento de su abuelo. Aunque su vida, también transcurre como antaño, entre Alicante y Jerez de los Caballeros, expresa con emotividad que sus padres añoran mucho Jerez, "han recibido un cariño palpable, queremos mucho al pueblo de Jerez".