Amarga despedida a una gran temporada del Jerez

El cuadro templario encajó dos goles en los primeros minutos y siempre tuvo muy cuesta arriba el partido de vuelta ante un gran Arenas

Celebración de uno de los cuatro tantos del Arenas ante el enfado de los futbolistas del Jerez. Foto: JOSÉ JULIÁN MONTES (Opta)
Fase de ascenso

ARENAS        4

JEREZ            0

Arenas de Getxo: Txemi, Amelibia, Zabaleta, Goyo, Elorriaga, Zumalatarregui, Ortega, Txopi, Arambarri (Artola, 58'), Lafita (Rober, 75') e Infante (Cuberia, 78').

Jerez CF: Álex, Aguza, Javi Vila (Joaqui, 82'), Pinto, Barrero, Centeno, Tomé (Aguinaco, 55'), Jorge Zafra, Ramiro, Oli y Chema (Juanan, 66').

Goles: 1-0, m.2: Lafita. 2-0, m.9: Arambarri. 3-0, m.12: Infante. 4-0, m.75: Artola.

Árbitro: Sánchez Alba, del colegio navarro. Amonestó por parte local a Infante y Txopi, y por parte visitante a Aguza, Javi Vila, Centeno, Jorge Zafra y Ramiro.

Incidencias: Gobelas. 1.100 espectadores.

Hasta aquí llegó la temporada del Jerez. El cuadro templario cae a las primeras de cambio y se despide de la temporada tras su amarga derrota de ayer en Getxo, donde recibió un duro correctivo del Arenas. Los templarios no pueden poner el broche de oro a su excepcional temporada y regresan dolidos a Jerez pero con la cabeza bien alta porque han competido este curso como pocos saben hacerlo.

El arranque fue una auténtica pesadilla para los templarios, ya que en el minuto 12 perdía por 3-0, lo que dejaba la eliminatoria muy cuesta arriba. El primero de los goles se produjo en el minuto dos, cuando Lafita recibía el esférico desde la banda derecha y batía por bajo a Álex.

El segundo tanto local también tuvo su origen en el lado derecho del ataque arenero, pero en esta ocasión fue Arambarri el que chutó casi sin ángulo y el cuero, tras pegar en Pinto, se introdujo en la meta del Jerez. Por si ello fuera poco, Infante se encargaría casi de inmediato de ampliar la contienda con un chut desde fuera del área que hacía subir el 3-0 al lumnioso.

Con el marcador en contra, los extremeños se sacudieron el dominio, pero no acababan de crear peligro y sólo un balón bombeado de Chema puso en algún peligro aTxemi. Los de casa, pese a que seguían presionando a la defensa adelantada, bajaron el ritmo y Elorriaga estuvo a punto de firmar el cuarto de la tarde, pero Álex respondió perfectamente a su cabezazo.

Por el bando foráneo, Oli también tuvo su oportunidad con un testarazo que salió desviado, por lo que el marcador ya no se movería antes del descanso. Los dos equipos se marchaban al descanso con sensaciones totalmente contrarias. Mientras que los de casa tenían encarrilado el pase y con no hacer concesiones en la segunda mitad les valía, el Jerez había dilapidado sus opciones en menos de un cuarto de hora y su única opción sería salir a por todas tras el descanso buscando un gol rápido que pudiera dar algo de vida al encuentro, lo que podía generar muchos más espacios que aprovechar por parte del cuadro vizcaíno para anotar el cuarto.

Sin embargo, en el segundo periodo la situación no varió en exceso, puesto que aunque la entrada de Aguinaco dotó de rapidez al ataque visitante, la verdad es que los de Gobelas no sufrieron en ningún momento y además el tiempo corría a su favor y en contra de un Jerez que veía pasar los minutos.

Tan solo un remate desde dentro del área de Aguinaco puso alerta a la zaga vizcaína, pero apenas diez minutos más tarde de este lance Artola, que había ingresado en el terreno de juego en la segunda mitad, lograba el cuarto gol para los discípulos del mítico Jon Pérez 'Bolo'.

En los últimos compases, el Jerez intentó sumar al menos el gol del honor, y un siempre luchador Ramiro gozó de un uno contra uno resuelto perfectamente por Txemi, quien también respondió con dos paradas ante un disparo y un cabezazo del mismo delantero pacense.

Sabor agridulce para un Jerez que esta temporada ha marcado unos guarismos sobresalientes y que se queda apeado del siempre difícil playoff en primera ronda.

«Perder no ha sido en absoluto un fracaso»

El técnico del Jerez no escondió ante la prensa su malestar. «Está claro que no hemos salido bien. Durante los primeros 15 minutos no hemos estado y ahí se ha terminado el partido, ya que con 3-0 estaba prácticamente finiquitada la eliminatoria. No encuentro la explicación a lo que ha ocurrido y no quiero quitar mérito a la calidad individual de los jugadores del Arenas, pero con las facilidades que hemos dado ellos lo han tenido menos complicado».

«No teníamos presión porque no éramos favoritos, pero en vez de disputar hoy nos ha podido la presión. De todos modos, estoy orgulloso de mis jugadores. Perder no ha sido en absoluto un fracaso, meternos en la fase de ascenso ya era un éxito y no es falsa modestia. Lo que han hecho mis jugadores era para hacerles un monumento porque ningún equipo ha trabajado tanto. La temporada ha sido sobresaliente».