la alcaldesa aconseja no beber ni cocinar con agua del grifo como medida cautelar

se ha solicitado un análisis para estudiar el agua tras detectar problemas en su coloración y olor

La alcaldesa de Jerez de los Caballeros, Margarita Pérez, aconsejó hoy a la población de esta ciudad y de sus tres pedanías (Valuengo, Brovales y La Bazana) no consumir el agua de la red ni para beber ni para cocinar hasta tanto no se conozca el resultado de una analítica que se ha solicitado para estudiar el estado del agua, tras detectarse problemas en su coloración y olor que han motivado la queja de numerosos vecinos.

La edil mostró su malestar tras conocer un informe que la empresa Aquagest, responsable del suministro de agua, había registrado el viernes en el Ayuntamiento y del que tuvo conocimiento hoy, en el que se expone que pueden encontrarse en la toma de agua del embalse de Valuengo, del que se abastece esta localidad, una serie de parámetros que estén elevados y "por tanto el agua pueda clasificarse como agua no apta para el consumo". Entiende que si dicha comunicación es acertada, la empresa responsable debería haberla llamado directamente para declarar una posible alerta sanitaria o adoptar alguna medida de precaución. Por esa razón, Pérez mantuvo a primera hora de la tarde una reunión urgente con técnicos de Aquagest y con el equipo farmacéutico del centro de salud de Jerez de los Caballeros, coincidiendo los técnicos de ambos servicios en que, por el momento no existe ningún dato que avale que el agua de la red no es apta para el consumo. No obstante, la alcaldesa, con el asesoramiento de la citada inspección farmacéutica y por un principio de cautela, aconsejó a la ciudadanía no consumir agua del grifo ni para beber ni para cocinar y pidió a la empresa responsable del suministro de agua que, para tranquilidad sobre todo de la población, o bien ratifique o bien rectifique dicho informe.

El técnico de Aquagest, Francisco Martínez, reconoció ayer que en el citado informe no se debería haber mencionado la consideración de que el agua de la red pueda no ser apta para el consumo ya que hasta el momento no hay ningún análisis que así lo corrobore. La propia farmacéutica del centro de salud, María Lorenzo, ratificó que hasta la fecha no cuenta con ningún análisis que confirme esa posibilidad y señaló que las analíticas realizadas hasta el momento, si bien en parámetros como el color del agua indican valores elevados, se encuentran dentro de la normativa.  En el mismo contexto, explicó que debido a la climatología el citado pantano no se encuentra en las mejores condiciones y es necesario realizar un tratamiento más intenso del agua. Lorenzo añadió que desde el centro de salud se ha solicitado una analítica cuyos resultados no se conocen aún, por lo que coincidió que ante la sensación de inquietud que pueda existir entre los vecinos, hasta tanto no se completen esas pruebas, "y siempre salvaguardando la salud pública", se adopte dicha medida cautelar.

Sobre las quejas de los vecinos, el técnico de Aquagest señaló que las mayores incidencias se están registrando en las zonas de final de red, barriadas situadas en la periferia y en horas de mayor consumo "cuando el arrastre es mayor". El origen de este problema se encuentra, por una parte, en la toma flotante del embalse de Valuengo, una instalación que, según Martínez, está compuesta de una tubería flexible sujeta por bridas y tornillos que debido a su deterioro están provocando filtraciones que hacen que el agua que se toma para su tratamiento en la Estación de tratamiento de agua potable (ETAP), sea de una calidad muy inferior. Por otro lado, también se refirió a las limitaciones de dicha ETAP en cuanto a infraestructuras y añadió que Aquagest está actuando en las zonas afectadas, purgando las tuberías, como solución puntual ya que la acción a acometer para solventar estos problemas está, según la empresa, es instar a los organismos competentes para reparar la toma flotante en el mencionado embalse, mejorar la ETAP y mejorar también la red de distribución del agua.